Bienvenidos | Sitio Oficial del Ente Tucumán Turismo Argentina
  • home
  • mail
  • face
  • twt
    • lupa
    • 16 ºC MIN / 32 ºC MAX

      Viernes 20 de Octubre

    • 16 ºC MIN / 23 ºC MAX

      Sábado 21 de Octubre

    • 15 ºC MIN / 21 ºC MAX

      Domingo 22 de Octubre

    Amaicha del Valle

     

     

    Un paisaje privilegiado, un legado histórico y arqueológico enorme, uno de los mejores microclimas del mundo y años de tradición, son los condimentos que hacen de Amaicha del Valle otro de los destinos obligados del circuito Valles Calchaquíes.

     

    A 164 kilómetros de la capital tucumana, y a 2000 metros de altura sobre el nivel del mar, Amaicha del Valle goza de temperaturas medias de 20º C y un clima semiárido con un promedio anual de 360 días soleados. Para llegar a esta reconocida villa turística desde San Miguel de Tucumán, el visitante deberá tomar la Ruta Provincial Nº 301 o la Ruta Nacional Nº 38 para luego, en la localidad de Acheral empalmar la Ruta Provincial Nº 307. Desde allí, recorrerá  60 kilómetros hasta Tafí del Valle para continuar 50 kilómetros más, aproximadamente, hasta llegar a Amaicha.

     

    Cada año, centenares de turistas la eligen para recorrer sus calles y sumergirse en un legado arqueológico sin precedentes.

     

    Las características de su suelo y su clima hacen posible el desarrollo de la actividad vitivinícola, lo cual dio origen a la primera Bodega Comunitaria de América del Sur, tercera en el mundo, llamada Los Amaichas. La misma comenzó su actividad en 2011.

     

    La edificación estuvo en manos de comuneros que utilizaron el pircado como técnica ancestral de elevación de muros para el desarrollo de los habitáculos circulares interconectados. Su construcción se caracteriza por la permanente interacción con la naturaleza.

     

    En este proceso también participaron arquitectos de diferentes provincias, desde Tucumán a Mendoza. Los profesionales se reunieron para el diseño de las instalaciones, todo bajo la supervisión de los miembros de la Comunidad de Amaicha. Los materiales, naturalmente, fueron extraídos de la zona.

     

    Por otro lado, aquellos que disfrutan de realizar actividades de turismo aventura,  pueden realizar excursiones en 4x4 al desierto de Tiu Punco; en lengua quechua significa "puerta del desierto" o "puerta del arenal". Este lugar está localizado a 20 kilómetros desde la plaza principal de Amaicha y allí se pueden observar restos de bosque petrificado y especies pertenecientes a la  fauna autóctona.

     

    Otro de los imperdibles para visitar y disfrutar de su belleza y tranquilidad, es el Dique Los Zazos ubicado a 7 kilómetros de la plaza principal. Desde aquí el visitante puede continuar su recorrido por el camino principal y unos 5 kilómetros más adelante se encontrará con el Río Amaicha, de continuarlo a pie descubrirá las cascadas del Remate inmersas entre paredones de piedras que forman la quebrada. Esta zona es ideal para descansar o refrescarse en su vertiente natural.

    A sólo 15 kilómetros aproximadamente de la plaza principal, encontramos Las Salinas. De allí los habitantes se proveen de sal para uso medicinal y doméstico. El acceso puede realizarse a pie, a caballo o en un vehículo todo terreno debido al camino arenoso y de piedras sueltas. Es recomendable ir siempre acompañado de un guía local para realizar esta visita.

     

    La virgen tallada en madera viva, ubicada a sólo pocas cuadras del centro de Amaicha, es otro interesante atractivo que se debe visitar. La obra fue realizada por un artista alemán llamado Ludwig Shumacher quién se estableció en el pueblo hasta terminarla. Antes de asentarse en el Norte Argentino, el escultor ya había realizado otras esculturas similares en Europa, Rusia y Estados Unidos. Al partir de Tucumán, Shumacher tenía planeado comenzar nuevos proyectos en otras partes del mundo.

     

    Según el escultor alemán, la virgen se encuentra en una posición inclinada haciendo referencia a una caída evitada por la mano de Dios. Cuenta también con una paloma representando al Espíritu Santo. 

     

    Un clásico de Amaicha es el Museo de la Pachamama, en el corazón de los valles. Refleja las costumbres y tradiciones ancestrales de la Cultura Diaguita - Calchaquí. Fue inaugurado en 1998 y ocupa unos 10.000 metros cuadrados. Posee cuatro salas dedicadas a etnología, geología, tapices, pinturas y patio de esculturas.

     

    Durante la época de carnaval, el visitante podrá ser parte de la fiesta por excelencia de Amaicha: la de la Pachamama. Es una celebración que cada año rinde culto a la Madre Tierra y tiene su origen en antiguos festejos vinculados a la fertilidad para el ganado y los cultivos. Se elige a la Pachamama (la mujer más anciana del lugar), a la Ñusta (representa la fertilidad), al Yastay (deidad protectora de los animales) y al Pujillay (espíritu del diablillo del Carnaval).

     

    Con gran diversidad de opciones de alojamiento, gastronomía y actividades este poblado espera al turismo para recibirlo con la calidez de su gente y la belleza de sus paisajes.

     

     

    Imagenes

    Amaicha del Valle