Bienvenidos | Sitio Oficial del Ente Tucumán Turismo Argentina
  • home
  • mail
  • face
  • twt
    • lupa
    • 12 ºC MIN / 28 ºC MAX

      Lunes 23 de Octubre

    • 16 ºC MIN / 32 ºC MAX

      Martes 24 de Octubre

    • 18 ºC MIN / 29 ºC MAX

      Miércoles 25 de Octubre

    Nuestros platos característicos

    Tucumán es historia, tradición, cerros y también gastronomía, el visitante no puede irse de la provincia sin haber degustado los platos típicos:

     

     Empanada Tucumana:

    Jugosa, recién horneada y un sabor regional inigualable. La empanada es una variante del tradicional pastel argentino, cuya masa redonda, doblada a la mitad y sellada mediante el repulgue, contiene un relleno de carne, huevos duros y cebolla de verdeo, cocinadas preferentemente en horno de barro, aunque también se las puede hacer en horno de gas o fritas en grasa.  Se las consigue en cualquier restaurante local y se pueden pedir también otras variantes como ser de queso, pollo, jamón o mondongo.

    Humita:

    Hasta tiene fiesta propia en San Pedro de Colalao: la humita es un plato regional imperdible, que se realiza con choclo, zapallo y queso. Es una preparación espesa y suave, de color amarillo, que se puede comer al plato o en chala, suave o picante.

     

    Locro:

    Ideal para los días más frescos. Es una preparación espesa que lleva maíz amarillo molido, carne o charqui, patitas y cuero de cerdo, panceta, poroto seco y zapallo. Por lo general, se lo    acompaña con una salsita picante de ajíes y cebolla que realza su sabor regional. Una variedad de esta comida es el guascha locro, hecho en base a maíz cortado a cuchillo, zapallo y verduras y coloreado con pimentón.

     

    Tamal

    Vayas donde vayas, uno de los platos tucumanos por excelencia es el tamal. Se prepara con harina de maíz y anco (especie de zapallo) y se rellena con carne  vacuna, charqui (carne seca) o cerdo, pasas, huevos y condimentos. El tamal se sirve envuelto en chalas de maíz secas atadas con hilos, lo que lo hace más tentador aún.

     

    Quesos y quesillos:

    Con leche de cabra, de vaca y hasta de oveja, los quesos tucumanos son otro deleite para el paladar. Algunas de las estancias queseras más populares de la provincia se encuentran en  Tafí del Valle y en San Pedro, pero se pueden conseguir en el centro y son ideales para llevar de regalo como un sabor típicamente regional. No sólo se los come en picadas sino también  como postre, acompañados de jaleas, miel o arrope.

    Otro de los clásicos es el quesillo, un tipo de queso fresco que se prepara con leche de vaca o de cabra, se deja cuajar y una vez escurrido el suero, se cuelga en sogas de alambre que le  dan su forma alargada. Se puede comer solo o acompañado con arrope o miel de caña.

     

    Carbonada

    Un plato ideal para olvidarse del invierno –aunque también se lo puede degustar en el verano- A base de zapallo amarillo, anco y carne picada. Por lo general se acompaña con arroz o papa y se sirve en una especie de cazuela.

     

    "Sanguche" de milanesa

     

    Uno de los platos más ricos, elegido diariamente en todos los rincones de la provincia. Quienes visiten Tucumán, sin dudas deben probar esta delicia! Consiste en un sándwich en pan “sanguchero” tostado antes de la preparación. Incluye milanesa frita, tomate, lechuga, aderezos y como opciones extra se pueden incluir huevo, queso, cebolla rehogada o cruda y picante. 

    Al ser una de las comidas preferidas, se creó una estatua en su honor y además, una “Expo Milanga” que cada año se lleva a cabo en el mes de marzo.

     

     

    Tortilla al Rescoldo

    Para el desayuno o la merienda, nada como una buena tortilla al rescoldo. Es un pan casero preparado con harina amasada que se moja con agua salada, se unta con grasa de vaca y se cocina sobre tierra caliente. Con manteca, mermelada, jalea o dulces, la tortilla es una delicia que todo turista debería probar antes de irse.

     

    Bollo con Chicharrón

    Ideal para degustar recién sacado del horno o bien tostado. Se trata de un pan amasado con semita, que una vez que se soba y se corta en grandes pedazos de masa, se saboriza con chicharrón molido, lo que le da un gustito regional y autóctono delicioso. Es ideal para acompañar con unos buenos mates calientes.

     

    Alfeñique

    El alfeñique es un tipo de caramelo duro, de forma ronda y retorcida, tradicional de la provincia. Son preparados con la melaza o miel de caña de azúcar y suelen ser los dulces más elegidos por los turistas debido a su particular sabor y a su bajo costo.

     

    Tableta de miel de caña

    Con su origen en la industria azucarera y un proceso artesanal de elaboración, las tabletas de miel de caña significan otro dulce tradicional en la provincia. Una variación de estas, son las tabletas de dulce de leche. De igual preparación, se diferencian por este ingrediente extra que les da un color más claro y un sabor diferente. 

    Son, sin dudas, otras de las opciones elegidas por los turistas a la hora de llevar un recuerdo a sus hogares.

     

    Nuez confitada

    Otro producto regional que encuentra en Tucumán su mejor versión. Pequeño dulce artesanal glaseado, que en su interior está relleno de dulce de leche y nuez. Puede encontrarse en sus variedades “blanco o negro”. 

     

    Empanadillas

    Con recetas que continúan desde la época de la colonización, las empanadillas tucumanas  responden a otra típica comida provincial. Este dulce, en sus versiones de cayote o de batata, suele estar cubierto con merengue o glasé recibiendo un particular sabor. 

     

    Alfajores de miel de caña

    Delicia tucumana ideal para llevar como recuerdo a familiares o amigos. Este tipo de alfajor, propio de la región norte del país, deleita a todos aquellos que lo prueban con su característico sabor a miel de caña. 

     

    Rosquete

    Tradicional manjar de la provincia, ideal para acompañar desayunos y meriendas. Consiste en una especie de pan en forma de anillo o rosca cubierto con una fina capa de merengue.

     

    Arrope de tuna, chañar o algarroba

    Producto típico de la zona de valles. Suelen prepararse en cacerolas de cobre y adquieren una consistencia espesa, como de jarabe. Se caracterizan por ser un tipo de dulce sin agregado de azúcar y por poseer propiedades medicinales.

     

    Dulces de manzana, membrillo, higo o cayote

    Deliciosos dulces caseros, presentes alrededor de toda la provincia. Según la fruta elegida, derivará su firmeza. Mientras que existen los ideales para acompañar desayunos y meriendas, tipo mermeladas, están también los que son consumidos como postre por ser espesos y consistentes. Suelen ser muy elegidos por locales y visitantes.

     

    Imagenes

    Nuestra Gastronomí­a