Dique Escaba



 

En lengua quechua, Escaba significa “lugar donde se encuentran las aguas”. Los colores del cielo y del dique se confunden. El turista vivirá una experiencia única en este paisaje de amplios valles de tierras fértiles que contrastan con cerros llenos de vegetación y con el azul penetrante del espejo de agua.


Partiendo desde Alberdi, luego de 20 km. de caminos pavimentados, se llega a la boca de la Quebrada, en donde el sendero es enripiado y comienza la trepada, una aventura que hará que el turista quiera volver a Escaba.


El dique fue construido entre los años 1943 y 1950 con el objetivo de generar energía eléctrica, atenuar las crecidas de los ríos Marapa y Singuil y regular la misma para riego, además de significar una atractiva opción de paseo y turismo.


El muro de contención tiene una altura de casi cien metros, significando una obra magnífica para quienes la visitan. En los arcos del mismo, se encuentra unas de las reservas de murciélagos más grandes de Latinoamérica, lo que contribuye al equilibrio ecológico del lugar.


Otros imperdibles del lugar son El Divisadero, un extraordinario paraje al que se accede solo en caballos o La Cascada que, a dos horas de caminata, ofrece paisajes de incalculable belleza.