Yerba Buena

Conocida como “Ciudad Jardín”, a tan sólo 12 kilómetros de San Miguel de Tucumán, crece año tras año combinando el aire puro de la cercanía del cerro con la movida de bares, pubs y shoppings. No es casualidad que el célebre Paul Groussac la haya mencionado, como una “...situación feliz y pintoresca entre el cerro y la ciudad...”.
La naturaleza ha dotado a esta región de paisajes hermosos para disfrutar de paseos recreativos, actividades deportivas y de esparcimiento. Los turistas podrán disfrutar de actividades como mountain bike, trekking, senderismo y cabalgatas.
Shoppings, locales y galerías comerciales, bares, pubs y discotecas, sedes bancarias, restaurantes de todo tipo y alojamientos, entre otros, han hecho que Yerba Buena sea un destino destacado en la provincia.



Principales puntos de interés

Un paseo imperdible en Yerba Buena, es la Reserva de Horco Molle perteneciente a la Universidad Nacional de Tucumán. Quien la visite podrá conocer especies autóctonas de flora y fauna. La reserva es ideal para compartir un día en familia; cuenta con merenderos, quinchos, asadores y sanitarios. 

Dentro de la Reserva de Horco Molle se encuentra el Jardín Botánico Horco Molle. Este espacio surge en 2014 producto del trabajo constante de docentes e investigadores de la Universidad Nacional de Tucumán.



Un recorrido por la plaza principal del municipio puede ser una buena opción para recorrer con la familia. Frente a ella se encuentra la Iglesia Nuestra Señora del Valle, uno de los emblemas de la fe del lugar.

Otro atractivo de la “Ciudad Jardín” es el Parque Percy Hill, donde el visitante podrá conocer más de 80 especies de aves en una magnífica porción de las yungas, la selva tucumana.