La Cocha

 




Este departamento del sur tucumano, ofrece a sus visitantes un sinfín de oportunidades para descubrir las maravillas que en él se esconden. Corresponde a la puerta de entrada o salida de la provincia por su extremo meridional abarcando zonas de singular belleza junto a su fauna autóctona y una cultura arrolladora. Su ciudad cabecera es la localidad homónima desde donde se puede acceder al resto del departamento. Para llegar a ella desde San Miguel de Tucumán se puede tomar Ruta Nacional Nº 38 y recorrer aproximadamente 130 kilómetros hacia el sur.


Dentro de las actividades culturales, podemos destacar el festival “La Cocha canta a su tierra” en donde se ofrece un espectáculo folclórico en el mes de Septiembre. También, en Semana Santa, al igual que en diversos puntos de la provincia, se puede participar de la interpretación de “La Pasión de Cristo” así como de un desfile tradicional en conmemoración al 25 de Mayo.


Las características geográficas y de biodiversidad varían alrededor de todo el departamento pudiendo distinguir sectores de verdes llanuras, yungas típicas de la provincia o zonas de altura aproximada a los 2.000 metros con su flora y fauna correspondiente. Permite a los turistas visitarla durante todo el año con un clima templado y cálido.


Para los amantes de los deportes o las actividades de turismo activo, el departamento La Cocha ofrece lugares fascinantes en donde practicar los mismos. Un claro ejemplo, es el trekking a los antiguos túneles de Rumi Punco, al extremo sur del departamento, abandonados hace más de medio siglo. Los mismos, formaron parte de un proyecto ferroviario que pretendía unir la región con las provincias de Catamarca, Salta y Jujuy y más adelante con Chile para beneficiar económicamente y aumentar el crecimiento de toda el área. Al abandonarse el proyecto, las gigantes construcciones quedaron como parte de esta localidad y constituyen actualmente un atractivo paseo para descubrir una fascinante mezcla de historia y naturaleza. Para llegar a ellos, se debe llegar a la localidad de Rumi Punco en la comuna homónima, que es la última antes del límite con la provincia de Catamarca y recorrer 5 kilómetros aproximadamente hasta la boca del primer túnel. Al atravesar ambos, se llegará a los diques niveladores del río Huacra número 1 y 2 en donde encontrará unas curiosas caídas de agua que allí se forman.


La Cocha también ofrece a los amantes de la aventura, la cascada más alta del norte argentino. La primera cascada de San Ignacio – Los Pizarro cuenta con aproximadamente 80 metros de altura y significa una maravilla natural para quienes la visitan, siendo en total un conjunto de tres cascadas. Desde la plaza principal de La Cocha, se puede acceder a ellas por Ruta Provincial Nº 334 en dirección oeste. Luego de 7 kilómetros, podrá acceder a la represa Los Pizarro (lugar utilizado por los lugareños para la pesca) y desde allí, luego de aproximadamente una hora de caminata podrán llegar a estas maravillas naturales. El conjunto de la cascada más la laguna cristalina que se forma a su pies, significa un oculto tesoro del sur tucumano.





Para realizar cualquiera de estos recorridos, es recomendable ir acompañados por un guía local. Para mayor información la municipalidad de La Cocha (03865 - 496506. Interno de Dirección de Cultura y Turismo 314).


“Las Ruinas del Castillo” son otra parada obligada en la ciudad de La Cocha. A 200 metros de la Ruta Nacional Nº 38, en dirección oeste a la entrada de la ciudad, esta construcción abandonada invita a conocer parte de la historia local. En sus comienzos, se pensó como un grandioso castillo pero finalmente la construcción fue dejada de lado. En el lugar se llevaron a cabo los primeros festivales folclóricos de la localidad.




 

Entre otros puntos de interés en la ciudad podemos mencionar la biblioteca popular “25 de Mayo”, la iglesia de San José Obrero y la nueva terminal, acondicionada para la correcta recepción de turistas.


Como un relicto del siglo XVII, la iglesia jesuítica San Ignacio fue declarada Monumento Histórico Nacional y abarca gran parte de la historia de esta congregación en el sur de la provincia. Es una de las de mejor estado de conservación y cada 31 de Julio se celebra en ella la fiesta de San Ignacio de Loyola.


La calidad de su gente, las labores de los pueblos agrarios y las tradiciones que en él se esconden, son otros de los motivos por los que, quien visite este departamento del sur tucumano, quedará encantado.