Circuito Valle de Choromoro

Gruta Virgen de Lourdes (San Pedro de Colalao)







Consiste en una réplica de la gruta original ubicada en Francia. Todos los años una multitud de personas revive en San Pedro, el encuentro entre una niña de 14 años y la Virgen María. El fervor embarga al lugar y convierte este paseo en una experiencia especial para cualquier visitante.


Mientras en 1858 María se le apareció a Bernardita en Lourdes, Francia, en Tucumán se fundaba la villa de San Pedro de Colalao. Coincidencia o no, este lugar tiene un misticismo muy perceptible y cada rincón impacta con su gran parecido a Lourdes.


Los padres Lourdistas fueron convocados a organizar el seminario de Tucumán, y por las características climáticas y por la tranquilidad del lugar, eligieron San Pedro de Colalao para construir su casa de retiro, y lo asignaron como un lugar ideal para establecer la Gruta de la Virgen de Lourdes.







Poco después el Obispo solicita atención Pastoral y queda en manos del Padre Marcelo Artiguibille. El sacerdote, apenas al llegar, se puso al frente de la comisión encargada de la construcción de la Gruta y el pequeño proyecto se transforma en una réplica exacta de la gruta de las apariciones, que se inaugura en 1982, convirtiéndose hoy en un lugar especial para el encuentro con Dios.


En el mes febrero, miles de fieles se congregan para presenciar la obra “El Milagro de la Virgen de Lourdes”, representada por actores profesionales y colaboradores locales.


Se encuentra ubicada sobre Ruta Provincial Nº 311, en la rotonda de acceso a la villa turística. Desde la plaza principal de San Pedro es posible llegar caminando ya que la distancia es menor a 1 kilómetro.



Iglesia de San Pedro







Se encuentra ubicada frente a la plaza principal de la villa, su construcción estuvo a cargo de los hermanos Médici y se inició en el año 1895. Es de estilo neorromántico y presenta una torre única que le da mayor importancia al acceso.


En el interior de la iglesia, existe un lienzo que representa a la Inmaculada Concepción, obra del italiano Gaspar Spadafora. Entre las piezas más antiguas y de mayor valor religioso está la imagen del Santo Patrono, escultura tallada en madera blanda de tono popular.







En el atrio de la Iglesia se exhibe una campana realizada por aleación de oro, hierro y cobre. Esta campana, traída por los jesuitas a mediados del siglo XVII, esconde una extraña historia de pérdidas y hallazgos.


El Camino de María


El Camino de María es un recorrido interesante que lleva al encuentro con la Virgen, e invita a la oración y el contacto con la naturaleza.


El camino inicia en la Iglesia de San Pedro (frente a Plaza Leocadio Paz) y atraviesa Villa Gloria. Cada 100 metros una estela de 2 metros de alto, con pintura en cerámica, recuerda diferentes momentos de los pasos de la Virgen María.


La vegetación, los cerros que enmarcan el camino con todo esplendor y el silencio permiten vivir una experiencia inolvidable conduciéndo a la Gruta.


Iglesia Sagrado Corazón (Trancas Viejo)


IGLESIA TRANCAS.jpg



El primer edificio fue construido en el año 1760 y poseía una ascendencia propia del Alto Perú o la Quebrada de Humahuaca al disponer de arcos en el frontis y en la puerta del coro. El área, paso obligado para los viajeros que iban a Salta, fue escenario de las guerras por la Independencia y de las guerras civiles. Destruida por el terremoto de 1826, la iglesia fue reconstruida sobre sus cimientos un año más tarde con una notable expresión de arquitectura  poscolonial de la primera mitad del siglo XIX.


Fue testigo de dos acontecimientos importantes; en el muro sur fue asesinado el General Bernabé Aráoz, primer gobernador de la provincia en 1824 y en la capilla fue bautizada en 1867, la famosa escultora tucumana Lola Mora.



IGLESIA TRANCAS 3.jpg



Hoy, junto con la plaza, es lo único que queda en pie de la vieja villa. En su interior se conservan interesantes piezas de arte religioso como la imagen San José, un Nazareno y la del Santo Patrono San Joaquín, que se cree fue traída desde el Alto Perú.


Fue declarada Monumento Histórico Nacional en el año 1957.


Para llegar desde la ciudad de Trancas, se debe tomar en dirección norte, la ex Ruta Nacional Nº 9. Aproximadamente a 2 kilómetros, encontrará el camino acceso  a mano derecha por el que debe continuar 300 metros más.


Pozo del Pescado (Trancas)







A tan solo 6 kilómetros de Trancas, se encuentra el único sitio de la provincia con el rastro de un santo. San Francisco Solano llegó a América a fines del Siglo XVI para evangelizar con su música a los indios choromoros, que habitaban en el lugar.


Una larga y dura sequía hizo que tomaran la decisión de abandonar el lugar. Entonces San Francisco Solano hundió su bastón e  inmediatamente hizo brotar  agua sin cesar. Se comenta que el nombre de este manantial se debe a que existían peces, haciendo la delicia de los peregrinos que llegaban hasta el lugar.


Todos los primeros domingos después de Pascuas, llegan a este solitario y desértico paraje en procesión desde la Villa Vieja de Trancas, miles de fieles que vienen a rendir homenaje al Santo de la Música.


Para llegar desde la ciudad de Trancas, se debe tomar la ex Ruta Nacional Nº 9 en dirección norte. Luego de 4 kilómetros, se puede ver la entrada por un camino de tierra.