Los pilotos del Powerboat pusieron a punto sus motores en El Cadillal

Con la presencia de autoridades del Ente Tucumán Turismo y de la categoría de motonáutica, los competidores realizaron las primeras pruebas del circuito en el dique Celestino Gelsi, que albergará una nueva edición de la competencia a fines de agosto.

imagen
Con un clima ideal, este domingo el público disfrutó de una jornada deportiva en las renovadas instalaciones de El Cadillal, donde la F1 Powerboat, la categoría más importante de la motonáutica sudamericana, realizó las primeras pruebas con el objetivo puesto en la gran carrera que tendrá lugar los próximos 28 y 29 de agosto. 



La vicepresidenta del Ente Tucumán Turismo, Elena Colombres Garmendia, dio la bienvenida a los organizadores y a los pilotos de la carrera y destacó la importancia del regreso de los eventos deportivos a la Provincia luego del freno a la actividad turística que supuso la irrupción de la pandemia de Covid-19 en 2020. En este sentido, señaló que la F1 Power Boat implica “reactivar el trabajo del turismo de eventos, que es uno de los más importantes de Tucumán y uno de los grandes desafíos para el segundo semestre”. 

Al mismo tiempo, señaló que la organización de la competencia tiene como eje el turismo responsable, al aire libre y con protocolos, por lo que se está desarrollando un trabajo coordinado entre el Ente de Turismo, los ministerios de Salud, Seguridad y del Interior; así como también distintas entidades del Estado y del sector privado. “En la medida en que ese consenso y esa coordinación se consolidan, se van satisfaciendo todas las necesidades y, al mismo tiempo, se logra la habilitación del turismo y el regreso de estos eventos en forma gradual, sin descuidar las condiciones sanitarias: esas son nuestras premisas”, explicó. 

El presidente de F1 Powerboat, Hernán Díaz Fraga, destacó el avance de la campaña de vacunación y cómo ese proceso, a medida que se acelera, posibilita el retorno de actividades deportivas. Sobre El Cadillal como escenario capaz de albergar la competencia, el organizador del evento destacó la belleza del paisaje y la calidad humana del público, que les brindó un notable apoyo en el debut de 2019. “Ahora el desafío está en mejorar el show para que la gente siga sorprendiéndose y tenga ganas de regresar el próximo año.  En ese sentido, el trabajo junto al Ente Tucumán Turismo ha sido sólido y coordinado ya que cuentan con un equipo muy profesional que está en todos los detalles”, explicó.



A un mes del gran evento, los pilotos Matías Pío, Pablo De la Torre y Fernando Deggiana (ganador de la edición 2019) fueron los primeros pilotos en probar los motores en las aguas del dique Celestino Gelsi. Los tres remarcaron que su primera experiencia en la provincia fue sumamente positiva, y destacaron el crecimiento de El Cadillal desde aquella visita, con el desarrollo de infraestructura y servicios que cambiaron el paseo por completo. “La experiencia en Tucumán fue la mejor que tuve en esta categoría, sobre todo por el escenario, la calidez de la gente, el respeto con el cual nos trataron y la demostración de cariño”, contó De la Torre. 



Por último, consultada por el avance de la temporada invernal, Colombres Garmendia consideró que “el balance es muy positivo”, aunque enfatizó que lo esencial en este escenario es crear las condiciones necesarias para que la industria se reactive. “Creo que, después de la pandemia, tenemos la posibilidad de explotar una de las grandes ventajas competitivas de Tucumán, un destino de naturaleza, que ofrece una gran variedad de opciones para diferentes perfiles de turistas. Somos una provincia paisajísticamente maravillosa, que exhibe una gran diversidad con sólo algunos pocos kilómetros de distancia, lo que nos convierte en un destino único”, concluyó.